PROBLEMÁTICA AMBIENTAL

 

En Nariño la pobreza, desplazamiento generado por violencia, problemas ambientales como deforestacion y falta de atención de los recursos naturales. Las fumigaciones afectan la salud de los habitantes de las zonas con economías ilícitas, afecta el medio ambiente, acaba con economías lícitas, promueve desplazamientos y socava derechos fundamentales, económicos, sociales y ambientales

 

Frente a las fumigaciones químicas y biológicas se debe considerar el análisis de técnicas de erradicación manual siempre que ésta sea voluntaria, acordada con las comunidades, de carácter gradual y condicionada a la sostenibilidad de inversiones económicas en lo social y cultural. Se requieren acciones que contribuyan  a generar tejido social, una ética de la tolerancia, del respeto por la vida y plenas garantías para la aplicación
de una eficaz justicia

 

LA PROBLEMAATICA POR LAS ASPERCIONES AEREAS
El problema de los cultivos ilícitos se origina en la crisis del sector rural colombiano, en la ausencia de condiciones para garantizar la competitividad del sector frente a los impactos de la apertura económica adelantada, sin considerar condiciones mínimas que hiciesen sostenible actividades desarrolladas en el campo. Esta crisis se profundizó con la contrarreforma agraria adelantada con inversiones del capital producto del narcotráfico que significó la concentración en pocas manos de más de cuatro millones de hectáreas de tierras aptas para actividades agropecuarias, dedicadas casi en su totalidad a la ganadería extensiva en detrimento de actividades productivas generadoras de excedentes para el campo. En la elaboración de propuestas alternativas se debe reconocer que los cultivos ilícitos se encuentran en zonas de alta fragilidad ambiental, tanto en las zonas de bosque húmedo como en áreas de bosques andinos y altoandinos. Normalmente estas áreas se caracterizan por su biodiversidad y la presencia de ecosistemas fundamentales para el equilibrio ambiental. Sobre estas zonas se deben desarrollar políticas acordes con estas características, y decisiones que den garantía al reconocimiento del saber tradicional de las comunidades indígenas sobre el manejo de ese entorno, protección a su saber tradicional, usos alternativos de orden medicinal y cultural, ante la amenaza que se cierne por los intereses de multinacionales que buscan una apropiación de esa riqueza para satisfacer una demanda sobre recursos biogenéticos

Las aspersiones aéreas para control y erradicación de cultivos ilícitos en Colombia están tendiendo a crear problemas en las comunidades rurales y en los bosques tan graves como los causados por los mismos cultivos y por los químicos en la producción de las drogas.
La historia del uso de herbicidas en las zonas de producción de coca y amapola es, sin embargo, compleja y de vieja data.

Los cultivos de coca y amapola se han incrementado en las regiones boscosas a pesar de la política de erradicación que comenzó a ser implementada inicialmente contra los cultivos de marihuana en 1978. En 1980 la operación “Fulminante” para erradicar los cultivos de marihuana de la Guajira y la fumigación aérea con glifosato, dejó el primer gran desastre ecológico y sanitario que se recuerde.(1)

El cultivo de la hoja de coca, a diferencia de la marihuana, ha existido desde tiempos milenarios.La han usado comunidades indígenas de los Andes , del sur del país y de la Sierra Nevada de Santa Marta. Fue a mediados de los 70 cuando se comenzó el procesamiento de la hoja en cocaina siendo en estos momentos Colombia el primer productor mundial del alcaloide. Los cultivos de amapola comenzaron en los 90 creciendo tan rápidamente que de 700 Hts en esos primeros años el cultivo pasó a abarcar 20000 hts para el año 95. Estos cultivos se encuentran hoy en un área extensa de la cordillera occidental y páramos de los departamentos del Cauca ,Huila, Tolima, Valle y Nariño.

En total se estima que la destrucción de bosques tropicales en Colombia para la producción de cocaína es de 240000 hts y de bosques andinos por la siembra de amapola para la producción de heroina, de 70000 a 100000 hts.(2)

Según el documento de la Auditoria Ambiental para la Erradicación de los Cultivos Ilícitos de Agosto de 1993,la caracterización de los efectos ambientales de estos cultivos comienza por la destrucción de tierras vírgenes cuyo impacto es la deforestación causada por la tala y quema de bosques primarios con el consecuente agotamiento de las fuentes de agua y afectamiento de la biodiversidad. Otra fuente de gran impacto es la aplicación de plaguicidas, abonos y correctivos que los sembradores usan indiscriminadamente modificando las condiciones físicoquímicas del suelo, deteriorando la calidad de los cuerpos de agua y generando efectos negativos en la calidad de la vida humana así como la disminución y pauperización de las actividades agrícolas tradicionales.

La política del estado colombiano y del gobierno norteamericano para combatir las drogas y los cultivos ha consistido en la erradicación de cultivos mediante fumigaciones a gran escala,la interdicción (destrucción de laboratorios y pistas) y la persecución a narcotraficantes. Existe el Programa de Desarrollo Alternativo PLANTE implementado durante el gobierno del presidente Ernesto Samper, cuyo objetivo ha sido la construcción de planes de vida distintos a aquellos que el narcotráfico ofrece a los campesinos. Este programa, aunque se ha desarrollado sin los resultados esperados, ha tenido mejores efectos desde lo ambiental y lo social. Las dificultades del mismo han radicado sin embargo, en la ausencia de una efectiva comercialización de los cultivos lícitos sustitutivos que pudiesen garantizar la sostenibilidad económica de las familias campesinas y también en el hecho de sólo abarcar pequeños cultivadores .Con respecto a lo ambiental, el problema está en el estímulo a prácticas agrícolas de monocultivo y ganaderas en suelos frágiles como los del Amazonas.Esto ha contribuido igualmente a la pérdida de la biodiversidad. Por otra parte, de acuerdo a la Ing. Agrónoma Elsa Nivia Gil Directora de RAPALMIRA (3), en pueblos tales como Albania, Departamento del Caquetá,y en el Macizo Colombiano en el Departamento del Cauca, los programas de cultivos economica y ecológicamante viables han sido un fracaso por las aspersiones con glifosato. Estas medidas,afirma la agrónoma, “desestimulan la inversión en alternativas sostenibles y contribuyen a los procesos de violencia”.

Las fumigaciones

Hay una vieja polémica sobre los efectos que herbicidas como el glifosato han desarrollado sobre el medio ambiente. El documento oficial del PLANTE (1995-1998) señala la intención del gobierno en la lucha contra los cultivos ilícitos y el tráfico de drogas como una “lucha por la recuperación y preservación del más caro y significativo patrimonio mundial del país: los bosques tropicales”. Para muchos las aspersiones con herbicidas contradicen esta política pues han generado daños irreversibles a especies que viven en las zonas selváticas colombianas.

La política con respecto a la lucha antidrogas no ha cambiado mucho en los dos últimos gobiernos: la misma se ha orientado bajo un componente interdictivo o represivo y uno de carácter social.En 1996, el entonces director del PLANTE, Hector Moreno reclamaba cierto rigor en las investigaciones acerca de los daños en el entorno ambiental de las fumigaciones con glifosato y los comparaba con el desastre causado por las toneladas de cemento y los millones de galones de gasolina que eran vertidos a los ríos desde los laboratorios y desde las cocinas donde se procesaban la cocaína y la amapola y los miles de litros de ácido sulfúrico vertidos a los suelos y a los sistemas bióticos de la Amazonía Colombiana.(4) Las evaluaciones ciéntificas realizadas en los últimos años responden su inquietud evidenciando un gran impacto de las sustancias esparcidas por vía aérea, tan efectivas en la destrucción de los cultivos ilícitos, como en las siembras agrícolas tradicionales y en las áreas selváticas.

Corroborando lo anterior, el zoólogo investigador de la Universidad del Valle Fernando Castro, afirma que ,en realidad, las aspersiones realizadas por hectárea deben multiplicarse por tres y cuatro,ya que la acción de los vientos y las lluvias facilitan una influencia mucho más allá del área que se quiere afectar con las fumigaciones. Niega el efecto causado a un sólo tipo de cultivo ya que “existe un proceso natural conocido como biomagnificación en el cual un elemento de la cadena trófica se contamina y por transferencia de energia va transmitiendo grados de toxicidad a otros organismos”. Bajo estas condiciones el problema se habrá magnificado llegando a afectar los consumidores de último orden como somos los seres humanos.
El profesor afirma que los compuestos usados con el glifosato como los fosforados intoxican grandes grupos de fauna silvestre comenzando por insectos, anfibios y peces.

Explica igualmente que en el caso de los anfibios sus huevos o larvas sufren procesos de malformación durante la metamorfosis dando lugar a animales con deformaciones en desarrollo interior y menos hábiles para sobrevivir en sus condiciones naturales.

“Los anfibios son atacados por los venenos directamente puesto que poseen una piel húmeda a través de la cual respiran comunicándose directamente entre el medio interno y externo”. Termina el biólogo lamentando que las políticas de sustitución de cultivos no contemplen planes de reforestación o rehabilitación de poblaciones silvestres y que “entre los ïnmensos capitales que se mueven alrededor de los cultivos ilicitos y los programas estatales no haya nada destinado a la conservación de nuestras selvas”.

Algunas especificidades sobre el glifosato nos las ha entregado la Ing. Elsa Nivia Gil quien lleva varios años propugnando por el cese del uso de herbicidas en la lucha anticulticultivos ilícitos: “su nombre comercial es Roundup. Entre 1986 y 1996 el uso del glifosato se triplicó en Estados Unidos y en Europa su uso se incrementó en 129% entre 1991 y 1995, por las declaraciones de Monsanto,la empresa que lo produce, de que el herbicida no es peligroso para los humanos y que es ambientalmente seguro. Pero de acuerdo con informaciones de Cox (1995) y de Dinham (1998), existen resultados de investigaciones científicas acerca de herbicidas que contienen glifosato, independientes de Monsanto, que contradicen indicaciones de la empresa fabricante del veneno y muestran una visión muy diferente sobre los riesgos de salud y ambientales de estos herbicidas.

Los plaguicidas antes de salir al mercado pasan por el proceso de la formulación, durante el cual los ingredientes activos son mezclados con otras sustancias como solventes, coadyuvantes y otras, denominadas como “ingredientes inertes”, sobre las cuales no se da información en las etiquetas y que en muchos casos son sustancias activas biológica, química o toxicológicamente, que pueden conferir a las formulaciones comerciales, características diferentes a las encontradas en cualquiera de los componentes por separado. Ésto significa que si no se revisan y reconocen las pruebas toxicológicas con los plaguicidas comerciales, como se usan realmente, es imposible evaluar con seguridad sus riesgos sobre el ambiente y la salud de las personas.

La mayoría de productos que contienen glifosato están hechos o se usan con un surfactante para ayudar al glifosato a penetrar los tejidos de la planta, el cual le confiere características toxicológicas a la formulación comercial diferentes a las del glifosato solo. Tanto el glifosato solo como los productos que lo contienen son más tóxicos por vía dermal e inhalatoria que por ingestión, las vías comunes en la exposición ocupacional.

Sobre los efectos sobre plantas deseables, el glifosato, por ser herbicida de amplio espectro, tiene efectos tóxicos sobre la mayoría de especies de plantas. Afecta árboles y arbustos de los cercos y cultivos cercanos, e incrementa la susceptibilidad de los cultivos a enfermedades. Puede ser un riesgo para especies en peligro de extinción si se aplica en áreas donde ellas viven”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: